Visitantes

miércoles, 15 de septiembre de 2021

Azotes mentales

 



Cuando se habla en relación al spanking se tiende a ir directamente a la parte física, ponte y te doy. Esto lo suelo ver más en el ambiente Bdsmero, o incluso en los spankos... aunque por su puesto entre ellos también tendrán sus acuerdos y sus porqués. Y si no lo tienen, directamente me trae sin cuidado, cada uno se relaciona como quiere.

En mi caso, digamos que los azotes mentales son un imprescindible en mi relación sexual-afectiva que mantengo sólo de puertas para dentro. Y que sin motivar y excitar mi parte mental no sería lo mismo. Es como en un armario, tú puedes tener toda la ropa que quieras pero no puedes prescindir de los básicos (cada uno los suyos, eso sí). Pues con el spanking igual, tiene que ir la parte física con la mental, y ya que nos ponemos, también con la espiritual.  Las relaciones te ayudan a crecer en todos los sentidos, tú contigo, él con él, tú con él y él contigo, ambos juntos en un aprendizaje mutuo y remando al mismo compás, y la espiritualidad en este caso es una palabra muy potente que lo abarca todo. Aunque no todo el mundo sea capaz de verlo así, normalmente la gente se suele quedar con la parte física de la atracción y no alimentan nada más.

En esta entrada me voy a basar en la parte mental, que además sólo de pensarlo me pone muy cachonda de imaginar ciertas conversaciones, frases, palabras, tanto cara a cara como por teléfono y/o por wasap. El caso es alimentar la mente para ir adiestrando el cuerpo. Es como hacer en una cazuela antigua un cocido madrileño y que se vaya haciendo a fuego lento... Es cuestión de tacto y de paciencia, ir sin prisas por ambas partes, nada cómo ir preparando el terreno e ir mostrándose y descubrir al otro paso a paso.

Los azotes mentales se pueden dar de muchas maneras, dentro de determinados contextos y jugar con la situación que estés viviendo en ese momento. Es dejar volar la imaginación con la palabra si estás manteniendo una conversación por las diferentes vías, o con algún gesto si estáis face to face.

Voy a poner algunos ejemplos y voy a intentar no repetirme, no sé si seré capaz jejee porque ya hablé de esto en otra entrada que tiene que andar por ahí en algún rincón del blog.

Las advertencias, como ese ¡venga a la cama! y tú: ¡No tengo sueño!  y coge él y directamente apaga la tele, y tú coges el mando y la vuelves a encender. Y se dan ese cruce de miradas fulminante por parte de él y por la tuya medio juguetona, medio desafiante. Y te dice: ¡Apágala! y obviamente no le haces caso. Y directamente te coge el mando medio forcejeando y la apaga. Después, acto seguido te levanta del sofá y te lleva a la cama agarrada por la muñeca y dándote en el culo hasta llegar a la habitación. 

¿Podéis ver el calentamiento mental antes de llegar a la parte física?

O en el momento de empezar a comer, estando él preparando la comida y tú sentada esperando a que te sirva y tú mientras estás con el móvil, y te dice en tono serio: ¡Deja el móvil! y tú sigues con él... hasta que antes de sentarse él a comer te lo quita y lo pone en la encimera. Ahí no hay azotes pero la intensidad del momento está ahí junto con la sensación del gusto en la entrepierna...

O si por ejemplo él está llenando un vaso de agua en la cocina y llegas tú, se lo quitas y te lo bebes delante de él mientras le observas la cara que pone... terminas y lo pones en la encimera, lo vuelve a llenar y lo vuelves a coger y te bebes la mitad, o entero!!! según la sed que tengas. Lo sueltas y te ríes!!! ahí le has calentado seguro ''un poco'' la mente tú a él.

Son ejemplos muy light, pero por algo se ha de empezar...

Luego también está que depende de cada uno la intensidad de cómo lo juegue. Obviamente si os estáis conociendo ha de ir de a poco. No queráis correr antes de andar. 

La cuestión es chinchar, incordiar, tú a él y él a ti., eso es calentar la  mente, aunque también estés tocando las narices y parezca que quieras entrar en modo juego. Todo forma parte de... Digamos que puede ir unido lo uno a lo otro... Pero no siempre se tiene que dar en modo ipso facto.  Y ahí es cuando vas plantando las semillitas del juego. 

También puedes preguntar o preguntarte, si eres spanker, o si quieres empezar a jugar con el spanking., ¿Qué cosas me molestan? ¿Qué me fastidia? ¿Cuál podría ser el motivo para dar una tunda? 

Los azotes a palo seco no saben igual, calentar la mente vendría siendo semejante al calentamiento previo en el acto sexual con penetración, donde se dan un masaje, caricias... pues el precalentamiento en el spanking vendría siendo los 'azotes mentales'.

miércoles, 8 de septiembre de 2021

Fantasía, deseo y realidad (Por Mariposas de Chocolate)

 


Hace unos meses Cloe escribió una entrada titulada: Fantasía y/o realidad

Me pareció una entrada muy interesante, sobre la que quiero aportar algún matiz, alguien dijo en los comentarios muy acertadamente, que la diferencia entre fantasía y deseo, es que la fantasía es algo que quieres vivir con la mente y el deseo es algo que quieres vivir con los sentidos. Me parece que mejor explicado imposible.

Pero hay que tener algo en cuenta todo deseo empieza siendo una fantasía, vamos algo mental, que en un momento dado con la mente se queda corto y necesita de confirmación con los sentidos. Al final lo que convierte una fantasía en deseo es descubrir si eso que resulta tan excitante imaginado, sentido resulta igual. Las fantasías tienen una ventaja, que siempre salen bien, la realidad ya depende de múltiples factores y más teniendo en cuenta que al final, lo que realmente se lleva a los sentidos es una fantasía compartida. Así que dentro de las fantasías hay categorías, las que excitan, pero nunca tienes la necesidad de llevar a los sentidos y de esas tenemos todos, las que, si hay convicción plena de sentir, las nuevas que surgen o variaciones de la original, que eso también pasa y aquellas que, una vez llevadas a los sentidos, se desechan o sólo se llevan a cabo con según qué personas.

Os cuento una anécdota personal, para que me entendáis. Una vez tuve un juego con una persona, la cual tenía una fantasía que no había llevado a cabo y le resultaba muy excitante. Era la fantasía de que le pusieran un supositorio bajo amenaza de un castigo u oponiendo resistencia y acabar con el culo como un tomate y el supositorio. Si no me traiciona la memoria recuerdo que hubo cero resistencias, al revés una rendición absoluta, al final fueron dos supositorios de glicerina y esa persona en aquel momento estaba muy excitada. Tiempo después esa misma persona me confesó un día que había repetido experiencia con otra persona y no había resultado ¿los motivos? no importan, simplemente había sido una experiencia no placentera, ni excitante y que había decidido no intentarlo más. Estoy convencido que esa persona sigue fantaseando con ello, pero una vez "sentido" seguramente, se va a guardar en el armario de las fantasías y ahí se va a quedar para siempre.

Así que entre fantasía y deseo yo incluiría una categoría intermedia. La de aquellas fantasías mentales, que pasan a sensoriales y una vez experimentadas vuelven a quedarse en sólo mentales.


miércoles, 1 de septiembre de 2021

Playa Cap de I'Homy... (Relato)





Autora: Cloe


Por fin habíamos cuadrado una semana de vacaciones para salir de la capital y descansar en la playa, tomar el sol y dedicarnos el tiempo que normalmente no podemos hacer por cuestiones varias. Decidimos tomar rumbo una playa del paraíso francés… Un lugar idílico que no conocíamos y que llevábamos tiempo programando para ir y no habíamos podido realizar hasta ahora, ya sí, se alinearon los astros para vivir esta gran aventura.

Alquilamos un estudio próximo a la playa, y tuvimos suerte que no había mucha gente, con lo cual mejor, más espacio disponible y más intimidad en todos los sentidos.

Yo llevaba unos días con poco apetito, no sé si era el calor o la emoción de poder disfrutar de un tiempito vacacional, el caso es que cada vez que llegaba la hora de la comida montaba un pollo porque mi chico solía pedir más comida de lo normal y luego me tocaba dejar la mitad en el plato. Según él no era demasiada, era la que corresponde a una persona adulta, aunque él no es consciente de mi complexión física de metro cincuenta y siete comparada con la suya de metro noventa... hay una diferencia clara!!!! pero no lo entiende.

El caso es que días antes en Madrid ya me venía advirtiendo que como continuara así iba a tener consecuencias mi comportamiento por dejar comida en el plato…

Después de tomar el sol, bañarnos en la playa, darnos arrumacos y besarnos como dos enamorados dentro del mar llegó la hora de comer… habíamos reservado en un chiringuito cerca de nuestras toallas. Además, nos gustó mucho cuando lo descubrimos porque eran españoles, del sur para ser más concretos, muy salaos y buena gente.

Nos pedimos un tinto de verano con unos aperitivos y que yo sinceramente, con ellos ya casi como jajaa no por nada, sino porque yo como poco, por lo que sea, mi cuerpo no necesita mucha comida. Luego nos pedimos, de primero un salmorejo que estaba espectacular de rico, y no sé por qué, pero las cantidades que ponían eran bastante generosas, hasta me costó terminármelo. Por mi parte con los aperitivos y el salmorejo ya había comido, pero como nos pedimos un segundo plato pues eso… pescado, muy rico por cierto, pero claro… me comí la mitad o quizás un poco menos de la mitad…

  • ¿Ya empezamos? ¡¡¡Comételo todo!!!
  • Bufffff es que no me entra.
  • El pescado entra solo.
  • Entrará sólo para ti, para mí no.

Cogió con su tenedor y me señaló en mi plato hasta donde tenía que comerme, prácticamente casi todo. Yo le miraba con ojitos de cordero degollado, pero no coló.

  • ¡COME!
  • No puedo más…
  • Te lo comes o hay azotes cuando lleguemos a casa.
  • Nooooo
  • ¡SI! y porque aquí no te los puedo dar que si no te ponía el culo rojo aquí mismo. 
No dije nada más... sólo me puse roja al instante...

Él Terminó de comer, yo dejé mi parte, como últimamente hacía, pagamos y nos fuimos al estudio. Nada más entrar me dijo si necesitaba ir al baño, le dije que sí. Fui y al volver, estaba sentado en el sofá, me indicó con el dedo que me acercara. Cuando llegué a su altura pude ver que a su lado estaba la paleta pequeña de madera que tuvo que meter en su maleta porque en la mía no estaba. Mi mirada fue directa a ella, y la cogió para mostrármela mientras y me dijo:

  • ¿Ves? Estas van a ser las consecuencias de tu comportamiento. _me lo decía mientras se daba unos toques con la otra mano_ Si te portas mal es lo que obtienes, el culo rojo.

Y estando delante de él, dejó la paleta en el sofá, a su lado, y con sus dos manos metidas por debajo de mi vestido me bajó las bragas para dejármelas por debajo justo de mis nalgas, acto seguido me ayudó a colocarme sobre sus rodillas., no salía de mi parte ninguna resistencia porque sabía que, si no iba a ser peor, así que no me quedó más remedio que acatar su decisión.

Los azotes fueron cayendo con su mano uno tras otro, y con cierta intensidad desde el principio.

  • Si te comportas como una niña pequeña y consentida, no me dejas más alternativa que castigarte como tal, para que aprendas a comportarte como la adulta que ya eres.

PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLASSSSSS

Intentaba aguantar el picor que ya hacía rato que sentía en mi trasero, aunque llegó un momento, al cabo de un buen rato que no pude más y protesté.

  • Jolinnnnn me está doliendo mucho!!!!!!!!
  • Lo sé, es una azotaina y los buenos azotes tienen que doler sí o sí, ¡¡ya lo sabes!!

PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLASSSSSS

Paró, y mientras me acariciaba para aliviar el dolor me decía que lo hacía por mi propio bien y para cambiar esa actitud que según él no era la adecuada para una mujer de mi edad. Desde luego no estaba nada de acuerdo con él, pero debido a mi postura no era el mejor momento para intentar salirme con la mía.

Después de la pequeña pausa que hizo siguió zurrándome el culo, pero esta vez con la paleta de madera…

Los azotes dolían más, aunque como estaba ya calentita por la primera tanda recibida con la mano los podía más o menos sobrellevar. Hasta que llegó un momento que por supuesto ya no…

  • AUHHHHHHHHH YAAAAAAAA PARAAA JOOOOOOOO

¡Me dio cinco más y paró! Acto seguido, volvió a aliviar el dolor con caricias, cosa que agradecí enormemente. La sensación de amor-odio es muy potente y no puedo evitarlo…

  • ¿Te vas a comer todo lo que haya en el plato la próxima vez?
  • Síiiii
  • ¿Seguro?
  • Síiii

Me sentó en su regazo y estuvimos abrazados durante un buen rato mientras le dije:

  • He pensando que la próxima vez voy a pedir menos comida para no dejar nada.
  • Me parece bien, y si algún día repites comportamiento ya sabes lo que toca.
  • Ya…
  • ¿Qué toca?
Como me daba mucha vergüenza decirlo en voz alta, me acerqué a su oído y le susurré..
  • Azotes en el culo…

miércoles, 25 de agosto de 2021

Azotes con cepillo (Vídeo)

 



La calidad de la imagen no es muy buena. No consigo apreciar que tipo de cepillo es, no diría que sea para el pelo... ¿Será un cepillo para los zapatos? ¿Para la ropa? Si alguien lo tiene claro agradezco que lo comparta.

La da una buena tunda, además da igual qué tipo de cepillo sea, el cepillo duele de por sí, así que no digo más...

Hay un momento en que la hace levantarse y volverse a subir las bragas para comenzar otra vez a recibir, desde mi punto de vista es un spanker que disfruta mucho de esa ''bajada de bragas''.... y simplemente quiere volver a revivir ese momento...

Y si os fijáis en ella y en su pataleo, cómo varía cuando recibe con el cepillo a cuando es con la mano. Cuando recibes con cepillo que duele a rabiar y luego pasan a la mano... la mano la sientes como agua de santo, un gusto vamos!! jajaa

miércoles, 18 de agosto de 2021

El Plug


Hasta ahora no os había hablado en mi blog de los Plug, sí que lo hice en la página de Mariposas de Chocolate, podéis leer la entrada pinchando aquí 👉 Spanking y plug (por Cloe)

Así a priori parece que el Plug es para jugar un ratito con el ano y ya, y realmente puede ser así, sin más pretensiones. Aunque por otro lado también es cierto que su utilidad puede dar para mucho de sí.

Se puede usar desde el hecho de ir familiarizándose con las distintas sensaciones de tener algo dentro y experimentarlo desde ese lugar y quedarte ahí, hasta preparar la zona para ir más allá. Requiere de ciertos cuidados, no es cuestión de introducirlo así sin más a la ligera. Hay que hacerlo con mimo, o por lo menos en mi caso y aconsejable utilizar lubricante al agua, vaselina, o para los más de andar por casa aceite de oliva. Y sino queréis usar nada por los motivos que sea, ahí no voy a entrar... es vuestro ano.

Existen una gran variedad en cuanto a formas, estilos: lisos, con estrías, con cola de zorr@, gatit@, perr@... También de diferentes tamaños, y esto es por un lado por cuestión de gustos y por otro por ir agrandando, y dilatar el músculo anal para su posterior penetración. Para ir preparándolo y terminar con sexo anal que sería lo más básico por ejemplo podría ser mi caso jajaa. O ya nos adentramos (yo no) en otras cuestiones como el fisting o bien meterse cualquier otro tipo de utensilio que podría ser, desde vibradores, hasta lo que os podáis imaginar que se pueda introducir… también verduras (pepinos, calabacines, zanahorias…) a los amantes de esta parafilia sexual se denomina dendrofilia al sentirse atraídos sexualmente por la naturaleza y las plantas, e introducirse hortalizas o frutas por el ano o vagina entraría dentro de este fetichismo. 

En cuanto al material de los Plug que es el elemento del que quería hablaros en cuestión, que yo sepa los hay de acero, vidrio o de silicona. También he de decir que los diseños son distintos si eres hombre o mujer, aunque luego como todo, puedes usar los que quieras. Pero así de entrada están diferenciados por género o por lo menos lo que he visto yo hasta ahora. Aunque también los habrá unisex claro está.

Algo importante a la hora de elegir un Plug u otro es la finalidad que le queréis dar. Ya que por ejemplo por mi experiencia si sales con él puesto a la calle y tienes que sentarte por h o por b, si llevas uno muy sofisticado puede resultar más que complicado colocar tu culo en el asiento. No digo más...

A mí los que más me gustan son los de acero, si tengo que elegir me quedo con ellos, además son los que tengo. Me encantan por su elegancia, practicidad y porque resultan muy atractivos para la vista. 

Ahora, teniendo en cuenta todo lo que puede suponer un ''simple'' Plug, tú eliges el uso que le quieres dar y el que mejor se adapte a tus necesidades y gustos. 

También algo muy importante con respecto a este juguete tengo que deciros que además de su utilidad con respecto al cuerpo físico también tiene un componente emocional más que potente. Y ahí es donde entran en juego  el factor vergüenza, pequeñez, indefensión, vulnerabilidad que siento cuando me  lo introducen... y si antes o después de,   le sumamos unos azotes pues os podéis imaginar... las sensaciones de excitación se multiplican por mil.

miércoles, 11 de agosto de 2021

Conversando con Lilith

 



El otro día quedé con mi gran amiga fetichista y switch a la que quiero un montón y me encanta compartir con ella momentos de confesiones, vivencias y perversiones, jajaaa

En realidad hablamos de todo, pero dado a que mi blog es de lo que es, os quiero compartir una parte de la conversación que me fascinó. Por abrirme y tocarme la mente!!! y eso que considero que la tengo abierta jajaaa pues me dejó pensando y reflexionando acerca de un tema que hasta ahora yo diferenciaba y tenía súper claro., Mi amiga al darme su punto de vista me descuadró por completo, cosa que agradezco infinito.

Os cuento:

Estábamos hablando de todo un poco cuando me dijo que para ella no existía el concepto vainilla que tanto se da para referirnos, o yo lo hago... (por lo menos se lo daba hasta ahora xD) a ese  concepto vainilleo que se da en las relaciones de sexo tradicional y que diferenciamos tanto del Bdsm.

¿Y por qué no existe según ella? Porque Lilith considera que todxs tenemos un fetiche, aunque mucha gente diga que no, o incluso no lo conozcan porque nunca se lo hayan planteado., o sí, pero son demasiado cobardes para vivirlo y prefieren quedarse en su zona de confort a pesar de que no sea nada confortable. Está convencida de que  TODXS tenemos ese pensamiento en nuestra cabeza que nos lleva al éxtasis sólo de imaginárnoslo llevándolo a la acción.
Lo que pasa que mucha gente no vive su sexualidad plenamente y se basan en follar sin más, y aunque sólo se relacionen sexualmente de esta manera, ¿Quién se pone encima y quién debajo? … Ahí encontrarás muchas respuestas... 

Y por otro lado, aunque no tengan juegos como tenemos los que habitamos la otra acera. Los supuestos ''vainillas'' también se relacionan entre dominantes (hombres o mujeres) y sumisxs. Sí, porque siempre hay alguien que manda y otro que obedece, en todo, no sólo en la parte sexual. 
El mundo está lleno de personas que lideran/dirigen/llevan la voz cantante y personas que todo lo contrario.... Lo veo mucho en las relaciones cercanas o en parejas que me encuentro, me fijo en cualquier área, en el trabajo, o en el metro... es muy interesante ver lo que se ve...  ver quién es el que manda y quién acata... 
Pero hasta ahora mi pensamiento se había quedado ahí, pero hablando con mi amiga me hizo pensar que efectivamente puede ser que sea así. 

Palabras textuales de ella:
"Para mí no existe un mundo vainilla y un mundo de Bdsm, existe un mundo y todos nos regimos por los mismos conceptos, quién en los juegos de poder, quién controla y quién se deja controlar. Y eso está presente en todas las facetas humanas, en todos los tiempos, en todos los  momentos históricos, desde siempre y por siempre y seguirá existiendo. Lo que pasa es que, nosotros, nuestros juegos por así decirlo, los llevamos a unos niveles mucho más intensos que los pueden llevar la gente que se considera entre comillas "normal". Yo me considero una persona normal, igual que todxs los demás, sólo que yo he tenido la capacidad de aceptar quién soy, de ver cuál es mi fetiche o mis fetiches, aceptarlos, asumirlos y ponerlos en práctica y de no esconderlos. Otros no, por tanto, ahí está el tema y yo creo que todo se resume exactamente en eso." 

Está claro que todo va a depender desde el cristal que se quiera ver, la realidad la creas tú a través de tu manera de pensar. La interpretación es infinita, a veces coincidimos con alguien en la visión y otras muchas veces no. Pero eso no importa. Para mí lo importante es que me hagan reflexionar... me trastoquen el pensamiento para poder ampliar la mente que tanto me gusta  hacer... la mente es flexible y podemos estirarla hasta el infinito,  Y reconozco que no es fácil dar con conversaciones donde me la abran más... y más...

Si alguien se pregunta: (entre los que leen el blog no lo creo, por eso estáis por aquí), ¿Cómo puedo averiguar cuál es o puede ser mi fetiche? sólo tienes que ir a los recuerdos de la infancia para ver que pensamientos, lecturas, o visiones te llevaban a excitarte. Aunque obviamente de pequeñxs no lo relacionamos con la sexualidad porque no tenemos en ese momento la capacidad de ponerle nombre., Eso se da cuando vamos creciendo...

Gracias cariño por esta maravillosa conversación y por disfrutar tanto con tu compañía.

miércoles, 4 de agosto de 2021

Por llegar tarde... (Relato)

 


Autora: Marta

Habíamos quedado a las 20:00 para ir al cine, teníamos muchas ganas porque hacía mucho que no íbamos y justo ponían una película que nos gustaba a los dos, una tragicomedia romántica.

Yo me entretuve sin darme cuenta y cuando miré el reloj se me echó la hora encima, por mucho que corrí no pude evitar bajar con 15' de retraso. Por lo visto no le gustó nada.

  • ¿A qué hora habíamos quedado? _Me dijo todo serio_
  • A las 20:00
  • ¿Y qué hora es?
  • Las 20:15
  • ¿Y te parece bonito?
  • Bueno… ni bonito ni feo… Jajajaaa
  • ¿Encima te ríes?
  • Nunca llego tarde, ya me conoces, para una vez que se me ha echado el tiempo encima no creo que pase nada.
  • Pues sí que pasa cuando vamos con hora. De por sí vamos justos de tiempo como para llegar tarde... Y ver una película empezada como que no. Así que vete rezando para que lleguemos a tiempo. Y aún así prepárate  cuando lleguemos a casa. ¡Hoy tu culo duerme caliente!

No supe que decir, así que no dije nada… Aunque reconozco que me encantó su tono serio al decírmelo... me pone a mil...

En el fondo tenía razón no digo que no, pero tampoco se lo iba a decir, preferí hacer oídos sordos y cruzar los dedos para llegar bien. Porque a mí tampoco me gusta entrar a ver una peli empezada, no tiene ninguna gracia.

Menos mal que llegamos justo a tiempo, por los pelos, pero llegamos bien. ¡Qué alegría me dio! Además, la película nos gustó mucho, nos reímos y me encantan las pelis de amor… y a mi chico también, es todo un romanticón, aunque en ocasiones se haga el durito.

Después aprovechamos para cenar por allí y tomarnos luego una copichuela en una terraza… Y de camino a casa, cuando se me iban cerrando los ojos me dijo:

  • Ya sabes lo que te espera ahora ¿verdad?
  • No me parece justo, nunca llego tarde, ha sido sin querer y mi primera vez.
  • Sí, lo sé, así será la primera y última.
  • Además, estoy cansada y con sueño…
  • Por eso no te preocupes que enseguida te espabilas, ya lo verás.

La verdad que por el camino y con la conversación me desperté rápido. A medida que íbamos llegando se me iban poniendo los nervios en la tripilla de imaginarme la situación. Me suele pasar cuando es anunciada como en esta ocasión.

Nada más entrar por la puerta de casa me dijo que si necesitaba ir al baño que fuera y que volviera al salón. Cuando volví, ahí estaba él, sentado esperándome y me indicó que me acercara.

Me dijo que mi castigo era más que merecido y que tenía en cuenta que era mi primera vez y que de esta forma sólo habría azotes esta noche y mañana no, por lo menos por este motivo no. A veces los castigos duran dos días seguidos… depende de lo que él considere.

Con un toque en su muslo indicó que me pusiera en posición, en otro momento me hubiera puesto un poco flamenca, pero en esta ocasión y aunque estaba más que despierta quise que terminara cuanto antes.

Los primeros azotes cayeron sobre las bragas, y las primeras palmadas eran de una intensidad media y soportable, aun así, el sonido se escuchaba bastante ya que era de noche y no había ruido… Visto y escuchado desde fuera podría parecer más de lo que era realmente. Pasados unos minutos fue aumentando el ritmo, aunque continuo con la misma intensidad.

El calor me empezaba a subir por la espalda hasta llegar a mi cara y poco a poco me empezaba a doler, aunque de momento era soportable. Hasta que llegué un momento que necesitaba una pausa para coger aire. A parte de salir mi mano disparada para tapar mi culo, y no pude evitar protestar.

  • Auhhhhhhhhh yaaaaaaaa
  • ¿Cómo que ya?

Me sujetó la mano, paró unos instantes, me bajó las bragas... me acarició, cosa que agradecí y cuando estaba tan a gustito sintiendo sus manos de esa manera haciéndome sentir en la gloria...

PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS

Cogí aire y como una campeona intenté aguantar y no patalear… me duró el intento cero coma. Enseguida mis pies se empezaron a mover solos.

  • Auhhhhhhhhhhhh Joooooooooooooo
  • Vete un rato al rincón

Al poco tiempo volvió hacia mí, me tocó las nalgas y me dijo que todavía le quedaba un poco más. Me cogió de la muñeca y me llevó al dormitorio. Me dijo que me apoyara en el borde de la cama. ¡Obedecí!

Se desabrochó el cinturón despacio y pude escuchar el ruido al hacer fricción con las hebillas del pantalón… Me sobrecogí y mis manos agarraron con fuerza la funda de la cama mientras cerraba los ojos.

PLASSSS PLASSSS PLASSSS PLASSSS

A pesar de que eran distanciados uno de otro, pude notar el escozor mientras impactaban en mis nalgas, cuando empecé a moverme porque no podía más…

  • AUHHHHHHHHHHHHHH

Me regañó por moverme, me dijo que me estuviera quieta y siguió con cuatro más y paró.

Me acarició, y acto seguido se empezó a recrear mientras me ponía crema… Hubo un momento que sus dedos empezaron a buscar mi vulva… gemí… Se bajó el pantalón, me subió encima de la cama, me dio la vuelta para poder vernos la cara y que nuestras miradas cómplices se encontraran.

Me penetró despacio, sintiendo su pene como entraba poco a poco y una vez dentro empezó el vaivén del movimiento hasta explotar en un rico y gustoso orgasmo. Terminamos abrazos mientras me acariciaba el trasero que seguía ardiéndome.

  • ¡Ves! ¿No te dije que hoy tu culo dormía caliente?

No dije nada, sólo le abracé más fuerte…