Visitantes

martes, 21 de enero de 2020

Tipos de azotainas





En cierta ocasión en una conversación que mantuve en relación a las azotainas, me dijeron que la palabra en sí ''azotaina'' no estaba dentro del bdsm porque según esa persona el término ''azotaina'' es algo que se utilizaba antiguamente para castigar a los niñ@s... Y en el Bdsm se habla de spanking...

Y todavía hay gente que se sorprende cuando digo que no me considero bedesemera? jejee
spanking es una palabra inglesa que traducido al español es ''azotaina'', con lo cual spanking y azotaina es lo mismo. Ahora, que cada uno lo llame como quiera.

Obviamente no es lo mismo escuchar ¡Te estás ganando una buena azotaina! que escuchar ¡Te estás ganando un buen spanking!... pues no! no es lo mismo... A cada uno le pondrá el entender lo que le están diciendo, o por lo menos a mi me pasa. 

Y siguiendo el hilo del título quiero hablar de los tipos de azotes que puede haber, es algo que podemos leer en muchas entradas en diferentes páginas, me repetiré un poco más aunque a mi estilo.

La más típica y de la que más se suele hablar es la de castigo/punishment.
Son las más duras porque es un castigo real aunque estés dentro de un juego, se suelen dar cuando por ejemplo te has saltado una norma o un consenso que tengas con la persona con quién mantengas este tipo de relación/intimidad. O si tienes algo prohibido y lo haces igualmente, o prometes algo que no cumples, o ya estás cumpliendo un castigo y te lo saltas... o porque tu comportamiento vaya sumando un cómputo de acciones y la conclusión final que saque quién mande sea la de un castigo en toda regla. Luego está también en que el castigo podría ser leve, moderado, duro o muy duro, allá cada uno con sus límites e imaginación a la hora de llevarlo a cabo.

La intensidad en este tipo de azotes es más bien alta desde casi el principio y se suelen usar instrumentos que no se suelen usar, me refiero el tener alguno específico para este tipo de azotes como ritual.

En este tipo de azotainas luego no hay premio... se supone que es un castigo real... todos los azotes son reales sea del tipo que sea y más en concreto en los de castigo más todavía.

También nos podemos encontrar con las azotainas eróticas, yo las describiría como azotes no muy fuertes o sí... jajaa dependerá de la resistencia de la persona que lo recibe, porque si son muy suaves y la persona tiene aguante pues es posible que no sienta nada si se le da muy light. 
Se suelen alternar azotes con caricias, las caricias tanto en el culo como en los genitales y se suele terminar con final feliz, a diferencia de los de castigo. 

Colgué un vídeo donde representaba este tipo de azotes, para quién no lo haya visto o quiera volver a verlo podéis verlo ⇒ pinchando aquí

Igualmente podemos encontrarnos con las terapéuticas se suelen llamar así aunque yo no sé muy bien como llamarlas... quizás las llamaría mejor azotainas emocionales de descarga y relax. En todas las azotainas está claro que descargas y que terminas relajad@ o por lo menos a mí me suele pasar, pero con éstas más en concreto son más dadas a ello, ya que se suele terminar llorando y con el llanto se liberan tensiones y emociones retenidas con lo cual son más liberadoras, en el caso de necesitarlas. 

Y no nos olvidemos de las azotainas de Role Play donde cada uno juega un papel, que pueden ir desde el profesor/a-alumno/a, jefe/secretaria, hasta papi o mami/hija o hijo... Los diferentes personajes dependerán de los gustos de cada cual, pueden ser infinitos. Este tipo es muy dado verlo en los diferentes vídeos de spanking, yo diría que es lo más típico que os vais a encontrar.

Incluiría las  azotainas personalizadas, que son de carácter personal donde cada uno las lleva a cabo con sus gustos propios. Y no se tiene porqué jugar a las que acabo de describir, cada uno lo vive a su manera y como más le guste.

Al final el juego sale sólo, creo que a veces nos complicamos demasiado y no hace falta. Cuando dos adultos se juntan y se quieren los azotes los habrá, de una manera u otra pero lo habrá. Importante hablarlo para dejar las cosas claras antes de.  
Es más fácil de lo que nos imaginamos, lo que pasa que al principio al no conocer al otro/a se necesita de un rodaje como todo en la vida. Lo importante es que con quién estés te sientas a gusto para vivirlo y experimentar en todos los sentidos, y una vez se da, el juego sale sólo... 
Lo mejor para mí es la naturalidad y no forzarlo, los azotes terminan saliendo, por supuesto tiene que haber ganas y llevar la energía a ese estado, obvio. Y claro está casar con la persona con quién vas a dedicar tu tiempo y dedicación... 
Por lo demás a disfrutarlos sean del tipo que sean!!!!


martes, 14 de enero de 2020

Eventos y Fiestas



El otro día mantuve una conversación con alguien dónde me decía que tenía ganas de conocer a alguien para iniciar una relación, me dijo que al no ir a eventos y a fiestas del mundillo se veía como más limitado en este sentido a lo que le dije yo que ir a eventos y fiestas bedesemeras no era sinónimo de poder encontrar pareja ni mucho menos. Al igual que cuando te mueves por ambientes vainillas tampoco lo es para las personas tradicionales.

En los eventos te vas a encontrar de todo, y cuando digo de todo es porque hay de todo. Empezando porque cada fiesta es un mundo y hay temáticas para todo tipo de gustos. También cuando estás empezando y no conoces a nadie ir puede resultar difícil para personas más introvertidas, no es fácil así de entrada. 

En mi caso no es que vaya mucho de fiestas por estos lares aunque algo conozco. Hay eventos en los que se mezclan diferentes ambientes, me refiero en concreto a unas específicas donde unen al mundo kinki, con el mundo swinger, con el mundo bedesemero, mundo CD/TV (Cross-Dresser/Travestie) y el mundo gay, todo junto y mezclado. Pueden resultar interesantes en el sentido que ves de todo y puedes encontrar a personas con diferentes gustos a los tuyos y sólo por conocer algo distinto a lo habitual puede resultar atractivo así de entrada, luego la experiencia de cada uno es de cada cual. La mía en particular en este tipo de fiestas en concreto es que ha habido veces que me he divertido y me ha gustado poder estar y otras que directamente no. Lo mejor desde mi punto de vista es probar si os llama la atención y que la conclusión la saquéis por vosotros mism@s porque cada persona tiene sus propias vivencias, todas distintas y no se tiene porqué coincidir.

También os podéis encontrar eventos relacionados con el Femdom y más en concreto con el fetichismo de pies, que es lo que más conozco dentro de la dominación femenina. Hasta ahora y mi experiencia en este terreno es que me he encontrado personalmente muy a gusto siempre, también puede ser porque directamente conocía a las personas que lo organizaban y daba pie a sentirme como en casa. Sólo en una ocasión no me gustó la organización (no los conocía) y no repetí en sus posteriores eventos.

Y en relación al spanking que es la base de mi blog pues obviamente también hay, aunque como en mi caso en particular mi filosofía a la hora de vivirlo no casa con este tipo de fiestas pues no diré mucho más al respecto, pero haberlas haylas. Ya expuse mi opinión en esta entrada ⇨ No pongo el culo (es por no  repetirme con lo mismo).

Siguiendo con el hilo de la conversación, le comenté que desde mi punto de vista en las fiestas se puede ir a hacer vida social, a curiosear ya estés dentro del mundillo o no (hay parejas vainillas que van por ver cosas distintas para ampliar su vida sexual). Hay personas que van pensando que se van a encontrar a otras con quién jugar (la respuesta es que sí o que no, depende). Hay otros que van buscando sexo, creen que lo pueden tener en este tipo de eventos (lo digo porque a mí personalmente me lo han preguntado) y la respuesta es que no. Otra cosa es que seas kinki y con alguien también kinki puedas follar en algún rincón (aunque os digo así de entrada que no es lo habitual, pero verlo también lo he visto). Si buscas follar directamente te puedes ir a locales de intercambio/swinger.

Si tu intención es encontrar a alguien con una finalidad más allá de todo esto pues, puedes encontrarlo, no digo que no, y si alguien ha conocido a su pareja en una fiesta/evento o en un local de Bdsm me encantaría poder leerlo en un comentario del post.
Mi visión es que es un pelín complicado (aunque no imposible). Los perfiles que conozco hasta ahora que se dan más en este tipo de ambientes van desde personas casadas que van a disfrutar sólo de ese momento y no buscan nada más allá, o buscan vivir el mundo del bdsm fuera de su matrimonio sin intención de dejar a su mujer o marido. Personas solteras que sólo buscan jugar y no buscan emparejarse. Otros sólo les apetece charlar e intercambiar conversación, otros van porque tienen ya su círculo de amigos y se reúnen en este tipo de fiestas o locales. Y habrá más motivos para acabar yendo a una fiesta, obviamente.

Mi vivencia con respecto a este mundillo y forma de verlo es que cuando yo salí al principio a investigar por estos lares (no me refiero a los eventos ni a las fiestas) lo que realmente quería en ese momento era un spanker y experimentar. Os puedo asegurar que spanker interesantes en mi vida los puedo contar con una mano y me sobran dedos. Para mí no es casar con un spanker es conectar con el otro, a estas alturas me trae sin cuidado si es spanker o no, realmente el mundo bedesemero o el mundo oscuro (como cada uno lo quiera llamar) me es indiferente porque yo me relaciono con las personas no con sus roles. 
Se puede encajar perfectamente con alguien que no viva el bdsm al igual que no se tiene porqué encajar con alguien que tenga tu rol contrario. En la actualidad veo muy claro que es así. 

Entiendo que algun@s de vosotros o echéis las manos a la cabeza pensando: ¡Esta chica está loca! ¿Cómo le voy a contar a alguien 'vainilla' mi gusto sexual? Pues bien, muy fácil, contándoselo! Habrá quiénes cuando reciban la información sientan curiosidad y ganas de probar y otr@s que obviamente no, porque no todos somos iguales y no todos tenemos las mismas necesidades, inquietudes y formas de ver la vida. Pero os puedo asegurar que podéis conocer a alguien que de entrada no tenga información de este mundillo y que nunca se hayan planteado otra sexualidad diferente a la vivida hasta ahora y que cuando le plantees tus gustos abra su mente y le apetezca probar y entrar en el juego, simplemente porque le gustes y lo que quiere realmente es conocerte a ti como persona (incluido tus gustos).

Cuando te relacionas sexualmente diferente a lo tradicional no tienes porqué buscarlo siempre dentro del ambiente bedesemero o limitarte a las páginas dadas a ello o a eventos o locales. También hay otras formas de relacionarse,  si abres horizontes y te relacionas desde otros lugares te podrías llegar a sorprender. Y repito no es fácil dar con alguien afín a ti en muchos sentidos, quizás la clave está en no tener prisa, en confiar en la vida y en saber que lo que es para ti te encuentra!!

viernes, 10 de enero de 2020

El mejor inicio del año (Relato)





Autor: Pablo

Tras dejar la habitación del hotel lista, bajé al café en el que había quedado con Carla. Era el segundo viernes de enero y ya era noche cerrada en Madrid a las 19:00. Me senté en una mesa apartada, pedí un capuchino y me dispuse a esperar a que ella apareciera por la puerta, sería fácil reconocerla con su nuevo peinado rubio y su pícara sonrisa.

Durante los últimos dos meses habíamos estado hablando, divagando sobre la vida, el crecimiento personal y nuestras experiencias con el spanking y yo, particularmente, me había imaginado ese encuentro de 100 formas distintas, pero en ninguna me había acercado a intuir los nervios y la excitación que estaba sintiendo en ese mismo momento. Excitación que Carla se había encargado de incrementar haciéndome esperar por más de 20 minutos sin ni siquiera avisar de su retraso. Cuando por fin apareció, llevaba un precioso vestido negro con enormes rosas estampadas, el contraste de rojo y negro era muy apropiado para aquella noche.

En cuanto la ví, me levanté y me acerqué ya que ella no veía bien donde estaba, la apartada mesa cumplía su función. Su mirada era tierna, se le notaba cansada, el cansancio acumulado de una larga semana de estudio, también cierto nerviosismo a la hora de saludar. La besé la mejilla, le acaricié la espalda mientras la abrazaba le señalé el camino a la mesa. No pude evitar bajar la mirada cuando se dirigía hacia nuestra mesa, el vestido resaltaba una hermosa figura y, sobre todo, un precioso trasero que movía con elegancia.

Carla se sentó y observó mi taza vacía, con picardía preguntó si llevaba mucho tiempo esperando a lo que elegantemente, pero con severa mirada le respondí que unos 20 minutos, ''desde la hora que fijamos'' añadí, a lo que respondió con un ''lo siento'' entre dientes y agachando la mirada. Pidió un té Chai y yo un segundo capuchino y comenzamos a hablar y nos pusimos al día sobre nuestra historia personal, como habíamos descubierto nuestra pasión por el spanking, cómo habíamos abierto nuestra vida al crecimiento personal, la gente que había pasado por nuestras vidas.  Y el tema más importante, que ya habíamos hablado por whatsapp, la decisión que juntos habíamos tomado de que yo me conviertiera en su mentor para ayudarla a dar lo mejor de sí en dos facetas; su oposición y el estudio del inglés. Hoy sería su iniciación.

Cuando llevábamos más de dos horas y nuestras sillas eran las únicas que aún no estaban encima de las mesas, decidimos respetar el deseo de cerrar la cafetería y nos fuimos del lugar camino al hotel. Había 3 grados en la noche madrileña y cuando salimos del café, Carla se agarró de mi brazo buscando calor, me encantaba sentirla cerca de mí, la sensación de conexión que había experimentado con ella desde el primer día era difícil de explicar y, por fin, se materializaba en contacto físico.

Cuando entramos en la habitación, Carla rápidamente se pudo dar cuenta que estaba todo preparado; la silla donde la tumbaría en mis rodillas y, encima de la cama, un cepillo de madera y un cinturón de cuero. La verdad que había pensado en otra opción, que quizá me gustaría más, darle 5 ó 10 azotes de pie al entrar y mandarla al rincón mientras preparaba todo... Pero sabía que tendría tantas ganas de comenzar el castigo, que eso sería alargar la agonía innecesariamente y ya habría tiempo para tenerla en el rincón reflexionando.

Me senté en la silla, Carla se disponía a tumbarse boca abajo, pero la frené, con un dulce gesto la cogí de la muñeca y la acompañé a que se sentara en mi regazo. Le pregunté cual quería que fuera su palabra de seguridad y mientras le acariciaba la cabeza, le expliqué porqué iba a ser ese castigo, que ambos queríamos que se esforzara al máximo en el duro año que empezaba y que, si no lo hacía, se encontraría muchos días preparada para recibir un severo castigo. Por último, le di la instrucción básica en todos mis castigos; terminantemente prohibido cubrirse o sobarse el culo sin permiso. Aceptó la norma, la besé en la mejilla y con un rápido movimiento la levanté y la tumbé boca abajo en mis rodillas.

Comencé a azotarla sobre el vestido, alternando nalga y cada 5 ó 6 azotes, repitiendo 2 ó 3 sobre la misma nalga, con ritmo constante, azotes y azotes, sin parar durante un minuto a intensidad de calentamiento. Una pequeña pausa para acariciar, acomodar y continuar, esta vez con mucha mayor intensidad, azotes fuertes, uno en cada nalga durante 3 minutos más, para posteriormente pasar a golpear en el llamado ''sit-spot'', la parte de la nalga que se une con la pierna. Ahí me deleité alternando 5 ó 6 azotes seguidos en la misma nalga que se une, aprovechando que con el movimiento, el vestido se le había subido y estaba golpeando directamente sobre las medias. Tras unos 50 azotes, paré y le pregunté si estaba dispuesta a esforzarse de verdad este año, a atraer a su vida éxito gracias a su trabajo. La respuesta no me pareció muy convincente así que le ordené que se levantara y se bajara las medias y subiera la falda para volver a tumbarse en mis rodillas.

Tenía unas preciosas braguitas de color rosa, el culo aún no estaba muy marcado, se notaba que era una mujer experimentada porque su culo ya tenía buena resistencia. Así que tuve que esforzarme en los siguientes 5 minutos de azotes ininterrumpidos, 2-3 azotes en cada nalga y otros 2-3 en el ''sit-spot'' más algunos intercalados con las dos nalgas a la vez (una de las grandes ventajas de las manos grandes) Eso fueron 5 de los minutos más intensos de mi vida, tenía el corazón acelerado. No sólo por la intensidad del castigo, sino también por la belleza que tenía ante mis ojos. El precioso culo de Carla ya no se diferenciaba mucho de las braguitas, así que era el mejor momento para bajárselas.

Con suavidad se las coloqué alrededor de las rodillas, justo donde se habían quedado las medias, le acaricié el culo y las piernas unos segundos antes de continuar. Era posible que en la calle se estuviera cerca de los 0º, pero en esa habitación hacia un calor muy especial. Mi corazón estaba a punto de salirse y, al bajarle las bragas, comprobé que el culo no era lo único que desprendía calor de ella y me di cuenta que hacia un rato que yo también tenía una buena excitación, en ese momento me avergoncé al darme cuenta que Carla llevaba sintiéndolo en su cadera un buen rato.

Tras un ratito de caricias comenzaron de nuevo los azotes, la mano me quemaba tanto como su culo, pero era el último esfuerzo con ella, así que golpeé duramente otros 2 minutos con la mayor intensidad de la noche y a un ritmo muy alto. Tal fue así, que en un momento Carla trató de cubrirse, a lo que inmediatamente respondí sujetándole la mano y colocándosela a la espalda y soltando 5 buenos azotes en los muslos, ''Recuerda la normas jovencita, no me obligues a golpearte con el cepillo en los muslos!!!''. Mi tono dejaba claro que eso era algo que no toleraría. Muchas spankees no se dan cuenta, creen que protegerse puede aliviarlas, pero no saben que pueden provocar un daño, una lesión en uno de sus dedos que acabe arruinando el encuentro, algo que, obviamente, no iba a permitir.

Tras 5 minutos más de absolutamente severos azotes intercalados con suaves caricias en las piernas y trasero, le ordené que alargara el brazo y me acercara el cepillo de pelo que había sobre la cama lo cual obedeció sin rechistar. Aún no sé había vuelto a dejar caer los brazos al suelo cuando los cepillazos comenzaron a ritmo pausado, nalga a nalga, a veces 2 seguidos en la misma nalga. El cepillo dejaba un picor especial y se podía apreciar en como Carla movía el culo, intentando evitar el golpe y, por primera vez, se apreciaba como endurecía las nalgas antes de cada impacto. Se veía que picaba de verdad, intentó cubrirse un par de veces más, lo que siguió de sus correspondientes 5 cepillazos en cada muslo, lo que hizo que empezara a sollozar. Al final, tras casi 10 minutos de cepillazos, dándole una palmada le indiqué que se incorporara lo que hizo de inmediato llevándose ambas manos al trasero. ''¿Qué te dije de sobarte sin permiso?'' la regañé mientras volvía a tumbarla en mis rodillas de un tirón y le di unos 60 cepillazos más...
''Levántate y espero ahora sepas controlarte jovencita. Es más, quiero que te pongas ambas manos en la cabeza y te arrodilles ahí cara a la pared'', le dije indicando un rincón de la habitación ''El culo bien sacado y la nariz tocando la pared''.

Mientras Carla caminaba hacia el rincón pude observar las marcas moradas que el cepillo le había dejado, el culo debía picar horrores, pero aún así, ella caminaba con orgullo y balanceaba el trasero de forma tremendamente sensual. Cuando se arrodilló y sacó el culo como le ordené, se vislumbraba un foco de humedad entre sus piernas... Entre eso y el precioso trasero estaba a punto de explotar, así que me centré en la siguiente parte del castigo.

''Ahora quiero que tú y yo firmemos un compromiso. Quiero que, en los próximos cinco minutos, en esa posición, busques una frase corta, una idea que implique un gran compromiso contigo misma para dar lo mejor de ti durante este año. Una frase que se grabe en tu cerebro, y cada vez que la recuerdes, sea una auténtica inspiración y compromiso para no postergar y dar lo mejor de ti, ¿Entendido?''

''Sí, Señor'' Respondió, no habíamos fijado norma de protocolo de respeto, pero en el contexto del castigo, que la castigada me llame ''señor'', es una buena forma de demostrarme su respeto y afecto.

A los cinco minutos le pregunté si tenía la frase, a lo que me respondió que sí. Le indiqué que se levantara, me mirara a los ojos y me la dijera. Hasta entonces, no me había fijado en lo mucho que transmitían sus ojos. Cuando llegó a la cafetería los tenía cansados, pero ahora, parecían llenos de vida, un poco irritados por las lágrimas, pero veía en ellos una determinación que me convenció de que esa relación iba a dar pronto sus frutos.

''Me comprometo a dar lo mejor de mí para dejar de postergar el futuro que quiero''

''Genial Carla, me encanta. Ahora, para que la grabemos a fuego, quiero que te tumbes boca abajo sobre el borde de la cama. Pies en el suelo, brazos en la cama. Te daré 20 correazos y tras cada uno repetirás esa frase, ¿Entendido?''

''Sí...'' Carla pensaba que se había acabado, por lo que cuando se dio cuenta que aún quedaba el cinturón, se le olvidó responder con respeto. No pasa nada, pero me resultó gracioso ver la cara de niña enfadada que puso.

Se tumbó como le ordené y comencé a darle los correazos. El hecho de repetir la frase siempre es útil para saber, por el tono de la voz, si la intensidad de los azotes es la correcta. No quería que fueran muy severos, la veía que ya lloraba sin control, pero aún podía controlar la voz para repetir la frase claramente.

Cuando llevaba los primeros 10, me detuve y le acaricié un poco la espalda, me apoyé en la cama a su lado y le susurré al oído lo orgulloso que estaba de su frase y su actitud, la besé en la mejilla y continué el castigo. Los últimos 10 correazos fueron más fuertes, en un momento me imploró que la dejara sobarse el culo, pero no se lo permití, quedaban dos azotes y quería que mantuviera todo el picor hasta el final.

Cuando le di el último, me quedé 30 segundos admirando el culo de Carla, rojo por la parte alta y cerca de las piernas, unas tiras alargadas con un rojo más intenso producto del cinturón y los dos típicos morados que deja la madera en cada nalga. Era precioso, en esta ocasión, el lienzo era la obra de arte.

''Ahora ya puedes levantarte y sobarte el culo''

No dudó ni un segundo, empezó acariciando con mucho cuidado, se giraba para ver las marcas, se acariciaba alrededor de los morados suavemente y, cuando fue haciéndose al dolor, comenzó a sobarse con más ganas. Como spanker, el ver a la spankee sobándose el culo tras una buena azotaina, esa mezcla entre dolor, disfrute y alivio... Es de las cosas más excitantes del castigo.

Me acerqué, la abracé con todas mis fuerzas y la besé en la mejilla. Estaba muy orgulloso de como esa mujer había aceptado el castigo, pero más aún de la determinación mostrada por ella por coger su vida por las pelotas y romper con sus malos hábitos. Para eso estaría ahí, para apoyarla y reconducirla cuando fuera necesario pero, sobre todo, para creer en ella y compartir ese orgullo que me hacía sentir.

Tras un buen rato abrazados, le dije que se tumbara en la cama de nuevo, cogí una cremita que había metido en la nevera de la habitación cuando llegué, la saqué y se la extendí por el culo con un suave masaje. En cuanto Carla la sintió por primera vez, dio un pequeño salto y un gemidito, parecía que el contraste le gustó más de lo que esperaba. Se la froté por un buen rato, hasta que quedó completamente seco el trasero y de nuevo nos fundimos en un abrazo.

''Puedes sobarte el trasero todo lo que quieras ya'' le dije al oído mientras le daba un besito en la mejilla.

''Preferiría que me lo sobaras tú el resto de la noche''... respondió ella con su sonrisa pícara...


Fin 


martes, 7 de enero de 2020

Las reglas del juego



Voy a intentar explicar como funciona o cómo se juega las relaciones basadas entre un spanker y una spankee. Por su puesto que cada relación son dos mundos y cada pareja lo jugará a su manera, a su estilo y cómo mejor prefieran. 

Sólo pretendo compartir lo que es para mí y la forma en la que a mí me gusta vivirlo y relacionarme con el otro y el otro conmigo.

Así de entrada no me es fácil de explicar, aún así, lo voy a intentar. Y lo voy a exponer según mi punto de vista, cada persona ya seas spankee o spanker te vas a relacionar o lo vas a vivir a tu manera, yo sólo comparto la mía.

No existe una regla exacta, cada relación forja sus propias normas, cada pareja o cada persona, lo digo porque también las hay quiénes lo viven por libre, me refiero no en una relación. En mi caso me gusta vivirlo en pareja siempre que sea posible, me gusta la unión entre dos personas y relacionarme desde ese estado, con el grado sentimental y afectivo que conlleva. Para mí eso le suma una condición de vínculo mayor a la hora de relacionarme con el otro y me sabe mejor y es mucho más rico en todos los sentidos. Vamos, para mí no tiene nada que ver, aún así respeto la diversidad a la hora de relacionarse unos con otros.

Tampoco me veo muy diferente a cualquier otra relación vainilla, me explico. Incluso en cualquier relación D/s basada en su más estricto protocolo también son vainillas porque todos somos personas y hay que hacer ciertos quehaceres como ir a comprar, trabajar y esas cosas cotidianas del día a día que hacemos todos y no podemos obviar.

Lo que destaco realmente y para poder llegar a las reglas del juego es conocer a alguien por quién exista una conexión y atracción mutua, interés y ganas. Mi modo de verlo es que no es tan importante que a él o ella le guste dar azotes en el culo o si es al revés que le guste a la otra parte recibir. 

Lo importante es que después de contarle tu gusto y peculiaridad sexual a la otra persona no salga corriendo jajaja y por el contrario sienta curiosidad por saber y te pregunte cómo se juega y cuáles son las reglas. Si te dice esto es porque está interesado en ti y lo que quiere es compartir contigo. No importa si le gusta dar azotes sino que le guste verte disfrutar mientras los recibes y ponga atención y tenga esa predisposición e iniciativa propia por ponerte el culo rojo. Y que aunque nunca se lo hubiera planteado en su vida si tiene una mentalidad abierta y no lo juzga y por el contrario quiere saber... ahí está la respuesta!!

Encontrar a alguien afín de por sí es complicado y no es más fácil encontrarlo en el mundo oscuro, no porque tenga el rol opuesto al tuyo es sinónimo de emparejamiento, para nada, no tiene porqué. Y para las personas que entran nuevas a explorar o conocer deciros que os llevaréis muchos chascos si pensáis así, siento ser tan ruda. En cierto modo es normal, no nos diferenciamos tanto de las relaciones tradicionales, al fin y al cabo es dar con esa química o chispa indiferentemente de los gustos sexuales que se tengan. Porque cuando salta la conexión entre ambos es por algo y eso conlleva a la satisfacción sexual aunque así al principio se tengan experiencias diferentes hasta el momento.

He iniciado la entrada diciendo que iba a contar cómo se relacionan y como funcionan las relaciones entre un spanker y una spankee. Y la verdad es que no existe ningún truco, se da cómo cualquier otra relación, sólo que tienen la peculiaridad de introducir azotes en su vida cotidiana porque sexualmente se relacionan desde ese estado. Por lo demás es una relación como otra cualquiera, por eso que para mí no es imprescindible dar con un spanker para llevarlo a cabo sino con alguien por quién exista una afinidad en todos los sentidos porque los azotes salen por sí sólos una vez se inicia y se van conociendo mutuamente.

Puede haber relaciones basadas únicamente en el sexo, que si es así durará un periodo y no mucho, relaciones intensas y pasionales que son muy morbosas pero que la energía no se puede sostener en el tiempo por la intensidad que conlleva alimentarlo.

Y luego están las relaciones que se basan en el día a día, en el fluir, en dejarse llevar y que sea el tiempo el que hable. En no poner un nombre a lo que se está viviendo, a dejar ser y dar espacio. A compartir momentos juntos y hablar y abrirse al otro. Que poco a poco se vaya fundiendo la relación basada principalmente en la comunicación, seguida por el interés y por querer compartir tu tiempo con la otra persona, para ir cogiendo confianza poco a poco para que la situación vaya a más y mejor.

No importa si es o no spanker, no importa si es o no spankee. Déjate llevar y vive el momento y deja que el tiempo decida...

No dejes que tu mente interprete lo que estás viviendo, vívelo sin más...

Es más importante sentir que pensar!!!

viernes, 3 de enero de 2020

Dolor y Placer





El dolor y el placer, las dos caras de una misma moneda...
Ambas se activan en el mismo circuito del cerebro y ambas liberan dopamina. La dopamina es un neurotransmisor del sistema nervioso que lo que hace con el dolor es disminuirlo y con el placer lo que genera es bienestar.

Nunca me he sentido atraida por el dolor, en ningún grado además, ni curiosidad. Y creo que así de entrada nadie quiere sentir dolor si se puede evitar, sufrir para qué? No le veo sentido. 

''Todos los humanos hemos sentido alguna vez placer después de un intenso dolor'' ... 
(copiado de un artículo de la red) 

Claro! eso es real como la vida misma. Después de un grandísimo dolor de muelas en que ves las estrellas y más allá, cuando consigues calmar el dolor, el placer que sientes después se multiplica por 100 y no eres capaz de experimentar esa paz sino pasas por el dolor y en este caso a través del dolor de muelas. (experimentado en mi misma)

También he leído que se puede sentir dolor y placer a la vez, esto lo sé porque conocí a alguien que le gustaba el dolor de las agujetas, le encantaban... ahí está un ejemplo típico de dolor y placer junto. Cada vez que tengo agujetas me acuerdo de él, sonrío y procuro disfrutarlas jajaaa

El dolor y el placer son polos opuestos que se atraen, yo lo vivo también porque a veces lloro y río a la vez... la risa y el llanto es lo mismo. He llegado a reír, reír y reír tanto que he chocado con el llanto y ponerme a llorar. O estar llorando por algo y de repente y sin querer me entra la risa... sí, y no estoy loca, simplemente soy así!!

Tengo una amiga que la encanta el deporte y en concreto salir a correr y me contaba una vez que correr para ella es como meterse un chute y que vive el dolor que la produce cuando corre porque llega un momento en que no puedes más y el dolor te corroe por todo el cuerpo. Y que justo en ese instante puedes parar o seguir y que si sigues llegas a traspasar ese dolor y continúas disfrutando de la carrera, osea, pasas del dolor al placer. Este caso no lo he conseguido experimentar de momento, estoy en ello.

Hay personas que son masoquistas y disfrutan del dolor, del dolor por el dolor y es lo que van buscando y lo que desean y dolor de todo tipo y más allá del spanking. Pero como mi blog es de esto no quiero desviarme.

En mi caso en particular no es el dolor lo que me atrae, de hecho cuando estoy en el momento de recibir una zurra es como que algo me echa para atrás aunque ya sé que no hay vuelta atrás pero así de entrada es como que no, gracias. Jajajaaa

No soy amante del spanking por el dolor que produce sino por otras sensaciones y otras cuestiones que nada tienen que ver. Aún así, asumo, soy consciente y acepto que para vivir con los azotes he de convivir en ese momento con el dolor porque forma parte. Una azotaina sin dolor como que no tiene mucho sentido para mí, puede parecer contradictorio pero es así. 
Y sí, hay azotes que no tienen porqué doler y también me gustan las azotainas eróticas. Aunque en este post me estoy refiriendo al spanking y al dolor que paso cuando lo recibo junto con el placer cuando consigo traspasar la barrera del dolor.

Me gusta el spanking porque puedo mostrar una parte de mí que no muestro a nadie más, es un momento íntimo afectivo y sexual entre dos. Me encanta la sensación de estar sobre sus rodillas aunque no me esté dando azotes, me relaja estar así y no sé muy bien porqué... Y por supuesto me gusta sentir cada azote, es como si me transportara a otra dimensión, es difícil de explicar las sensaciones que me produce, lo que sí tengo clarísimo es que no lo hago por sentir dolor, lo que pasa que sé que forma parte de seguir viajando con la melodía del plas plas plas... 
Hay un momento en que en ese viaje aparece el dolor y aunque de entrada lo rechazo, me muevo, pataleo y hago por no sentir os diré que la clave está en sentirlo como cualquier emoción que nos incomoda... sintiendo el dolor será la única vía para poder después llegar al placer e incluso a veces al subspace... pero eso ya es otro tema...


martes, 31 de diciembre de 2019

Nochevieja (Relato)

 




Autora: Cloe


Al final la semana después de nochebuena estuvimos sin poder vernos entre unas cosas y otras, trabajo, compromisos... pero sí que hablamos y estuvimos mirando un lugar para desaparecer unos días. Nos cogimos los dos el 30 para empalmar con el 31 y regresar el 1. Estuvimos barajando destino y decidimos no irnos muy lejos porque al final tampoco eran tantos días, sí que después de mirar y curiosear optamos por una oferta que vimos en el último momento en Lisboa. Yo no lo conocía así que me hacía especialmente ilusión ir, además soy de las que procura viajar cada año y en la medida de mis posibilidades a un lugar donde no he estado antes, así que Lisboa era el destino ideal.

Me encanta sentir la sensación de viajar, salir de Madrid es algo que necesito cada poco tiempo. Lo que me da más pereza es tener que hacer la maleta, buffff pero bueno, eran pocos días y pensaba llevarme lo justo, eso es algo que he aprendido con los años...  
Y lo mejor de viajar para mí sin duda alguna es la compañía y el poder compartir todos los momentos del día con él, me resulta tremendamente excitante... cada día puede dar mucho de sí y la incertidumbre es algo que me vuelve loca, el no saber lo va a pasar... 

Nada más llegar al hotel fue ya una maravilla,  la habitación era muy acogedora amplia, cama grande, con una mecedora en una esquina (cuando la ví no supe que pensar... una mecedora en la habitación de un hotel??).
Un escritorio con una silla, una tele, neverita, una terracita súper chula donde se veía la ciudad iluminada por las luces...
Una verdadera pasada!!!
El baño muy espacioso, con una ducha amplia donde cabíamos los dos! y todo muy nuevo y limpio. No sé que tienen los baños pero a mí personalmente me llaman la atención, además de dar mucho juego...
Nada más llegar dejé mi maleta a un lado, mientras él colocaba su ropa en el armario... me acerqué por detrás y le agarré de la cintura mientras le besaba la espalda y le dije con voz melosa:
  • Uhmmm podíamos darnos una ducha calentita... 
  • Primero habrá que deshacer la maleta, no crees? y tú deberías hacer lo mismo...
  • - Me aparté mientras le decía - que cabeza tan cuadriculada tienes!!! Yo no pienso tocar mi maleta, y basta que me lo digas para que la deje como está con más motivo!
  • Y tu vestido para el 31? No se te va a arrugar? Por cierto cual te has traido?
  • No pienso contestar a eso y no te lo pienso enseñar, te aguantas! y si se arruga que se arrugue... luego me lo planchas tú y listo!
No dijo nada, sólo se medio rió... continuó con sus cosas mientras yo trasteaba por la habitación...

Cuando terminó me miró mientras yo me mecía tranquilamente en la mecedora era enormeeee entraban dos culos como el mío.  

Se acercó a mí despacio y yo le miraba con ojos de... a donde crees vas...
Cuando llegó a mi altura me extendió su mano, ven! vamos! y yo le dije: A dónde?
  • A dónde va a ser? No querías que nos diéramos una ducha?
  • Pero eso era antes... mientras fruncía el entrecejo y le daba mi mano para levantarme.
  • Las cosas no van a ser siempre cuando tu digas... - mientras caminábamos al cuarto de baño, él un pasito por delante de mí -
  • Ya... lo sé y me fastidia un poco no te creas. - con voz aniñada -
  • Sí, lo sé pero forma parte de, ya lo sabes!
Una vez dentro del baño, fue directo a abrir el grifo para que saliera el agua caliente... se acercó a mí y me fue quitando la ropa muy despacio mientras me decía al oído:
  • Mi pequeña y protestona renacuaja...
De mi boca sólo salió un quejido entremezclado entre peque y grande, entre refunfuño infantil y placer de mi parte más adulta... y pensé lo fácil que era para mí pasar de niña a mujer en un segundo.

Mientras me iba quitando la ropa sentía pequeños escalofríos por el cuerpo, nos mirábamos y nos decíamos de todo sin hablar...
Después se empezó a quitar su ropa y yo le ayudé, también eso me encanta...

Nos metimos juntos en la ducha, debajo del mismo chorro, era enorme y entrábamos los dos, me embadurnó de gel por todo el cuerpo, me lavó la cabeza... luego le lavé yo a él, despacio y recreándome en cada parte de su cuerpo, me gustaba todo tal cual es.  Y cuando nos quisimos dar cuenta estábamos comiéndonos la boca... una cosa llevó a otra y terminamos haciendo el amor... como a él le gusta llamarlo.

Tenía tantas ganas de estar así, sintiéndole dentro de mí...

Cuando terminamos, me dijo que él salía primero y que yo saliera cuando me avisara, así que me quedé con el chorro de agua caliente cayendo sobre mi cabeza, mientras flotaba...
salió y se secó, se puso la toalla por la cintura y me dijo que saliera ya. 

Salí y me secó, me puso una toalla tapándome todo el cuerpo, mientras me secaba con otra la cabeza, me peinó y me secó el pelo, que me cuide también en ese sentido me fascina.

Me puso el pijama, me abrió la cama y me dijo: A la cama! que ya es hora, obedecí porque entre la ducha, la descarga y que me secara el pelo hizo que me bajara el ritmo y se me cerraban los ojos solos. Me metí, me tapó y me dió un beso de buenas noches mientras me susurró al oído con voz entremezclada entre serio y serenidad: por cierto, mañana hablamos!!!
De repente se me revolvieron las tripillas y sentí una ligera humedad en la entre pierna...

Al día siguiente fue como si nada, nos levantamos para desayunar y visitar la ciudad, aprovechamos para comer por allí y terminamos en el mirador del Jardim do Torel, situado en un parque escondido donde se respira una gran paz y alejados del bullicio de la ciudad. Nos sentamos en un banco contemplando las vistas cuando me dijo: 

  • Bueno, qué? No tienes nada que decirme?
  • - tardé unos segundos en contestar mientras sentí un poco de rubor en mis mejillas - ... que yo sepa no.
  • Ahhh no? Pues mientras contemplas este paisaje, ve pensando... y de vuelta al hotel también... piensa!

No respondí, me limité a sentir mi respiración y mi pulso... que se aceleró sin querer...
De vuelta al hotel no supe que decir, caminábamos cogidos de la mano entre silencios y conversaciones que iba sacando él sin tener nada que ver con la amenaza que me acababa de hacer unos minutos antes.

Según nos íbamos acercando reconozco que me iba poniendo cada vez más nerviosa sin que él lo notase, pero no podía evitarlo, el no saber a qué se estaba refiriendo me hacía sentir acorralada...

Una vez en el hotel, cogimos el ascensor, saludamos a otros huéspedes que también lo iban a coger... al llegar a nuestra planta se abrieron las puertas y sólo salimos nosotros, dijimos hasta luego mientras me dejaba paso para que saliera delante de él mientras me dió un ligero cachete en el culo. De repente sentí una mezcla entre pudor y morbo.

Una vez llegamos a la habitación, fui directa al cuarto de baño hacer un pis mientras él se quitaba los zapatos... 
Al salir del baño le vi sentado al pie de la cama y me miró mientras me hacía un gesto con su dedo índice para que me acercara.
Fui despacio con cara de sorpresa por ver que era lo que me quería contar...

  • Ya sabes a qué me estaba refiriendo antes?
  • Pues no... mientras movía ligeramente la cabeza de lado a lado 
  • - cogió un sobre que tenía detrás de él y lo abrió - y leyó en voz alta, desde el centro cultural San Juan Bautista le informamos que lleva tres faltas de asistencia a las clases de yoga y a la quinta tendremos que darle de baja ya que tenemos lista de espera de personas apuntadas en su horario. Sin otro particular, atentamente... Qué pasa? Que pagas las clases para luego no ir? 
  • Has abierto una carta que no iba a tu nombre?
  • - mientras levantaba una sola ceja y arrugaba su boca - me dijo: no cambies de tema y sí, he abierto una carta que iba a tu nombre, algún problema?
  • Pues sí, que era mía y no tenías porqué abrirla.
  • Te vas a poner encima chula?
  • Pues sí, pasa algo? - a veces mi boca me pierde... -
Tiró de mi brazo y me puso directamente en sus rodillas, y sin mediar palabra me empezó a dar con toda su mano abierta y con ganas... en apenas 5 minutos mi cuerpo empezó a quejarse... y mi voz también... 
paró de repente, y me ayudó a levantarme. Ligeramente aproveché para frotarme el culo con mis propias manos mientras él seguía mirándome.
  • Qué? Se te han bajado un poco los humos?
No dije nada, sólo le miré cabizbaja...
  • Pagas las clases de yoga para no ir? Te parece bonito?
  • Ya... es que... entre unas cosas y otras no he podido  ir esos días...
  • Y que son esas cosas que tenias que hacer para no poder ir?
  • mmm pues cosas...
  • Bien! Desabróchate el botón y bájate los pantalones!!!
Me volví a ruborizar, si es que en algún momento dejé de hacerlo...
  • Es para hoy!!! Vamos!!!
Preferí obedecer porque ya estaba metida en un berenjenal y no tenía escapatoria, aún así me bajé los pantalones a regañadientes y me dejé las braguitas puestas.

Dándose unos golpecitos en su regazo mientras me miraba a los ojos me indicaba que me pusiera sobre sus rodillas. Muy a mi pesar no me quedó más remedio que hacerlo, sino sería peor para mi culo...

Mientras me tumbaba yo sola él miraba con detalle todos mis movimientos... una vez colocada, bajó más mis pantalones dejándolos por las rodillas y mientras me acariciaba con sus manos la rojez que ya me había dejado minutos antes me echaba la charla de la importancia de la responsabilidad.

Y cuando menos me lo esperé... zas! me cayó el primer azote, después el segundo seguido del tercero... eran intensos pero soportables, con los primeros no protesté, ni abrí la boca para nada, sólo los contaba mentalmente, respiraba y sentía... 

Poco a poco fue aumentando paulatinamente el ritmo aunque la intensidad de momento la mantenía. Al ir in crescendo hizo que me perdiera en el número cuarenta y tantos... intenté centrarme más en mi respiración para poder transitar el dolor que poco a poco iba sintiendo, aunque quedó en el intento porque mi cuerpo empezó a moverse y a patalear y claro está lo acompañé con quejidos que salían de mi boca.

Paró! apoyó su mano en mi culo para sentir el calor que ya desprendía y muy lentamente me bajó mis braguitas...
Sentí vergüenza según me las bajaba y a la vez alivio por las caricias que me estaba dando en ese momento aunque me duraron poco porque como siempre me suele pasar, sin previo aviso volvió a azotarme el culo pero esta vez eran más intensos aunque el ritmo lo bajó un pelín. Aún así al poco tiempo volví a retorcerme lo que podía porque me agarró más fuerte de la cintura para que dejara de moverme.

Al poco tiempo me mandó al rincón... 

Cuando pasaron cinco minutos me pidió el cepillo, me dí la vuelta para mirarle con los ojos bien abiertos.

  • Habrás traído el cepillo como te dije verdad?
  • Pues sí, lo he traído pero no creo que sea para tanto.
  • Eso lo decido yo si es para tanto o no. Cógelo y me lo traes!
Fui a por mi maleta, sin prisa y sin ganas por llevarle el cepillo aunque tampoco podía disimular mucho porque no apartaba la vista de mi. 

Cuando cogí el cepillo se lo llevé me puse delante de él. Extendió su mano y no me quedó más remedio que dárselo, cuando lo cogió se dió unas palmaditas con el cepillo en la otra mano, me miró y me dijo:
  • Cuando te comprometes con algo te comprometes con todas sus consecuencias, no vale ir hoy a clase y mañana no. Además todavía no me has dicho esas 'cosas' tan importantes que tenías que hacer para no ir.
Le miré frunciendo mis morros como diciendo, no me preguntes que no quiero contestar...
  • No dices nada? 
  • mmm no... 
Con su brazo tiró de mi para colocarme en esta ocasión sobre una sola de sus rodillas, sabe que el cepillo me duele y de esta manera puede inmovilizarme con su otra pierna libre.
Como ya tenía el culo bastante rojo y calentito los primero azotes con el cepillo no me dolieron mucho y lo pude llevar bien. A medida que los fue repartiendo en un lado y en el otro me acariciaba para aliviar, así puedo aguantarlos mejor y el castigo dura más...

Llegó un momento en que ya no podía más y eso fue cuando aumentó un poco el ritmo y ya no había caricias, sólo azotes...

Cuando dije:
  • Yaaaaa valeeeee te lo diré!
  • A ver, soy todo oídos!
  • Prométeme que no te vas a enfadar!
  • Enfadarme más de lo que estoy te aseguro que no.
  • Es que... uno de los días me llamó mi amiga Mónica que hacía muchísimo que no la veía y prefería quedar con ella. Otro día me quedé después de currar con unas compañeras tomando unas cañas y cuando me quise dar cuenta ya se me hizo tarde... y otro día, simplemente me dió pereza y no fui.
  • Bien! y te parece bonito? Primero que me lo tengas que contar  a base de azotes y segundo que dejes de ir a tus clases de yoga por esos motivos? 
  • mmm Lo siento... No volveré a faltar... 
  • Eso espero!! Para zanjar el asunto por hoy, vas a contar 20 azotes, y que te escuche bien! Estamos?
De mi boca salió un sí entre cortado, seguido de:
  •  auuuuhhh uno, auhhhh dos... 
Los últimos 20 fueron más fuertes de lo que yo esperaba y me costó recuperarme entre azote y azote. Aunque no tuvo prisa por dármelos, incluso el ritmo lo bajó considerablemente, sólo y por el hecho de que pudiera terminar con el castigo.

Después nos sentamos en la mecedora, y estando encima de él acurrucada me llenó de mimos y caricias mientras me recalcaba que ni se me ocurriera volver a faltar a mis clases. 
En ese momento y con el culo rojo y ardiendo por supuesto le dije que no lo volvería hacer...
Nos abrazamos y nos besamos y entre el vaivén y vaivén nos quedamos fritos un rato... Nos despertamos justo para darnos una ducha. Me duché yo primero y cuando entró él, aproveché para ponerme mi vestido rojo, intacto y sin una arruga, había aprovechado para colgarlo de una percha sin que estuviera delante, si hay algo que no soporto es tener que darle la razón... que malo es el orgullo... 

Cuando salió y me vió mientras me daba un poquito de colorete en las mejillas me dijo:

  • Uhmmm Estás preciosaaa, te queda genial ese vestido!
  • - Con una sonrisa le di las gracias y le dije: Lo he traído porque sé que te gusta! Y que sepas que me lo he puesto para ti.
  • Uhmmm - se acercó y me besó los labios - Pues has acertado y me encanta el detalle!  

Era la última noche del año... Que emoción!!!!!

Mientras caminábamos hacia la puerta no pude evitar rascarme el culo...

  • Qué? Te pica?
  • mmm sí... un poco! Haber como me siento para cenar...
  • Jajajaaa será gracioso verte la cara!!
  • Pues a mí no me hace tanta gracia...
  • Jajaaa lo sé!! 

La noche estuvo muy bien y el dolor de mi culo fue soportable aunque lo sentía por momentos, nos echamos unas risas mientras cenamos y también aprovechamos para conversar con otros comensales. Por momentos nos entremezclamos unos con otros aunque nuestras miradas siempre estaban ahí, atentos el uno del otro.

Después de las uvas y un buen rato bailando y celebrando el nuevo año decidimos abandonar la fiesta.

Por el camino me quité los zapatos y subí descalza, y nada más llegar a la habitación. Se sentó y me dijo:
  • Ven! Quiero ver como tienes las marquitas...
Me acerqué a él muy despacito meneando mi cintura y llevando todavía los zapatos en mi mano, al llegar a su altura me paré, nos miramos y estando de pie me giró quedando yo de espaldas a él. Me subió el vestido muy lentamente y me bajó las braguitas más despacio todavía... 
uhmmmm me humedecí al instante...


chin-chin

Feliz 2020!!!!!

martes, 24 de diciembre de 2019

Nochebuena (Relato)





Autora: Cloe

Ese día no nos tocó ir a trabajar, así que aprovechamos para quedar el lunes 23 después del curro, pasamos la tarde juntos, cenamos y me quedé a dormir en su casa, poder dormir juntos es algo mágico que me encanta y sé que a él también.  Amanecer un martes cualquiera, sin la necesidad de ir a trabajar es algo que se agradece muchísimo, y poder estar en la cama perreando es una de mis aficiones favoritas y sé que él eso lo lleva mal, jajaa no soporta seguir en la cama una vez se ha despertado. Y que lo haga yo sé que tampoco le gusta, digamos que él le gusta aprovechar el día y a mí me gusta aprovechar la cama y el calorcito del edredón en invierno... De entrada no me dice nada aunque sé que luego todo se lo apunta en su libreta y me lee la cartilla cuando le parece, pero ese día no podía leermela, era nochebuena!!! 

Estaba durmiendo tranquilamente cuando apareció por la habitación y mientras subía las persianas me dijo:
  • Venga arriba que ya ha amanecido hace rato!
  • Nooooo tengo sueñoooo y además esa frase me la decía mi madre de pequeña, no me la puedes decir tú!!
  • Pues claro que te lo puedo decir y también puedo darte unos buenos azotes como no te levantes, vengaaaa, el desayuno está listo. 
Mientras él seguía hablando como si nada, sin querer noté el rubor en mis mejillas...

Me levanté sigilosa y al llegar a la cocina me lo hubiera comido a besos en ese preciso instante pero me contuve... preferí observarle mientras servía el café y me decía:
  • No tienes que hacer ninguna compra de última hora?
  • No, además ya sabes que por estas fechas me convierto en el Grinch.
  • Jajaaa Ya me dijiste que no te gustaban estas fiestas, a mí tampoco es que me apasionen pero prefiero no ir con cara de perro por los sitios.
  • Me estás llamando cara de perra??
  • Jajajaaaa 
  • Pues noooo no tengo cara de perra!!! 
  • Jajajaaaa ves como sí?
  • Serás Cabrón!!
Le cambió la cara, dejó de sonreír ya no le hizo tanta gracia... sé que no soporta las palabrotas y dichas de mi boca menos, aún así me dijo:
  • No tendré en cuenta esto que acabo de escuchar porque es nochebuena... pero tampoco te pases porque puedo cambiar de opinión..., después de desayunar nos vestimos y me acompañas a hacer unas compras, luego comemos en casa y esta tarde te acerco donde me digas.
  • Graciasss!! todo un detalle por tu parte mientras le miraba y mi cara le sonreía de oreja a oreja...
Esa noche cada uno lo pasaría con sus respectivas familias, el 31 ya tendríamos ocasión para estar juntos, así lo decidimos entre los dos.

Le acompañé hacer los recados que tenía pendientes, ya lo tenía todo visto e incluso en algunos sitios lo tenía apartado, sólo era ir y cogerlos.

La mañana se pasó rápida y eso que madrugamos más de lo normal para lo que viene siendo un día festivo para nosotros.

Después de terminar nos fuimos a tomar el aperitivo, a conversar de nuestras cosas, echarnos unas risas y de ahí a comer a casa. Hizo muslos de pollo, con setas y patatas asadas en el horno, estaban bueníiiiisimas, me supieron a gloria, reconozco que cocinar se le da fenomenal. Yo por mi parte estoy encantada porque a mi la cocina no me va mucho, se me da bien pero si puedo evitar cocinar lo evito, igual que planchar...

Después de deleitarnos mientras comíamos ese manjar tan rico, sin prisa, saboreando cada bocado uhmmmm todavía aún, si lo recuerdo se me hace la boca agua...

Al terminar se levantó a lavarse los dientes y al volver me vió sentada en el sofá, con la mantita y viendo la tele...
  • Ya has fregado? - con cara de sorprendido -
  • No, todavía no, ahora voy
  • Ahora? Cuándo?
  • Pues Ahoraaaa!!!! - levanté un poco mi tono porque parece que no me escuchaba bien -
  • No me levantes la voz!!! y te doy 5 minutos, que lo sepas... - y se puso una alarma en su reloj -
Reconozco que ese detalle me hizo revolverme las tripas sin querer, sé que me tocaba hacerlo, entre nuestros acuerdos hay uno que dejamos claro desde el minuto uno y es que cuando uno de los dos cocine la otra parte friegue los cacharros... sí lo sé, es cierto y no lo voy a negar... Pero no me apetecía nada de nada...

Durante esos cinco minutos se percibía cierta tensión en el ambiente...

Y cuando menos me lo esperé... pi-pi pi-pi pi-pi pi-pi

Me miró todo serio y me dijo:
  • Ya han pasado los cinco minutos!! venga!
  • Jouuuuu cinco minutos más!!!!
  • No! Y no es negociable ya lo sabes! 
  • Jouuuuu 
  • O te levantas! O te levanto! y como te levante yo te va a tocar fregar con el culo rojo, no te digo más.
Nos miramos a los ojos, a ver quién podía más... yo no decía nada, sólo observaba sus movimientos...

Hasta que dijo:
  • uno... dos...
Y me levanté en el tres, me puse delante de él y con una mirada desafiante y con cierto rintintín le dije:
  • Ya voy!!!! Ves? No hace falta tanto relojito ni alarmita, ni un-dos, me levanto yo solita!!!
Y sin saber cómo ni porqué me miró medio enfadado y resoplando mientras sus manos fueron justo al botón de mis vaqueros para quitármelo, protestando me eché para atrás, estiró su brazo metió los dedos de su mano por dentro de mi pantalón tiró hacia él me puso de lado y me llevé un fuerte y sonoro azotazo estando de pie.
  • Estate quieta!! te acabas de llevar el premio gordo por tu soberbia, pero te la voy a quitar en un momentito!!
Su tono sonó demasiado contundente para decir algo más por mi parte, de repente me quedé paralizada sin saber que decir...

Volvió al botón de mi pantalón para desabrochármelo y tirar para abajo incluyendo mis bragas para dejármelos por las rodillas. Me ruboricé al instante de verme envuelta en esa situación... y le dije con una voz entrecortada y un tanto aniñada:
  • Se supone que hoy no puede haber azotes, es nochebuena...
  • Se supone sí, también te he dicho que podía cambiar de opinión, si hubiera sido por mí habrías cobrado en el desayuno, te he estado dejando cuartelillo por ver si lo podías evitar, pero veo que no. Por lo visto esta noche quieres cenar calentita...
Y sin más me colocó en sus rodillas, protesté ligeramente mientras me dió otro azote fuerte justo en medio de las dos nalgas y mientras, seguía regañándome...

Dejé de protestar, no me quedaba otra que acatar la charleta y asumir la azotaina... Los primeros me dolieron un montón, por un lado porque tenía el culo frío y duelen más y por otro porque directamente desde el primero fueron intensitos. A medida que los iba recibiendo lo fui asumiendo mejor, de vez en cuando me movía por el dolor e intentaba zafarme poniéndome de lado pero él enseguida me corregía la postura y me volvía a poner boca abajo. Y cuando mi mano salió de manera autómata para taparme y evitar más, lo que hizo fue darme en la mano y sujetarla para evitar que volviera a intentarlo.

No sé cuantos azotes me cayeron ni el tiempo que estuve en sus rodillas, sólo sé que el tiempo se me hizo eterno... 

De vez en cuando paraba y me acariciaba, eso para mí era un alibio aunque cuando más agustito estaba volvía con la retahíla, plasss plasss plassss

Y en una de esas pausas, después de acariciarme... cogió su zapatilla y siguió dándome con ella, eran azotes fuertes y contundentes. Buffff los primeros bueno... los pude sobrellevar bien, pero según iban aumentando el número de ellos, se me hacía más insoportable. No pude evitar patalear e intentar moverme como podía y por supuesto protestar:
  • Yaaaa valeeeeeeee yaaaaa auhhhhhhh
  • No! no vale! Y ya sabes que eso lo decido yo y no tú!
Y después de otro rato largo con la zapatilla y cuando tenía el culo rojo e incasdescente y ya no podía más, paró, me acarició... sus caricias me sabían a gloria y me dejó un rato reposar mi respiración siguiendo así, boca abajo sobre sus rodillas y ... de repente noté como sus dedos se posaban en mi vulva mientras me decía:
  • Vaya... a una parte de tu cuerpo parece que le gusta... Pero va a ser que no, esta noche estás castigada!
Me ayudó a levantarme y me seguía dando vergüenza porque ahora me estaba viendo la cara que estaba colorada y me dijo:
  •  Y ahora a fregar!!
Hice amago de subirme las bragas y el pantalón pero su mirada y sobre todo su voz hizo que me parara en seco
  • Ni se te ocurra subírtelo! Has querido fregar por la malas pues ale, con el culo rojo y calentito...
Hubiera salido de allí corriendo pero no era la mejor opción y menos con los pantalones bajados, así que me di la vuelta y me fui a la cocina.
Me sentía humillada y a la vez súper excitada, y me sentaba fatal que me dejara a medias, pero ahí tampoco podía hacer nada... o sí? 
Total... miré para atrás y no estaba, se quedó en el salón viendo la tele... 

Primero me toqué el culo y uhmmm me encanta sentir el calorcito después de una zurra, no me canso de tocarlo y sin querer me toqué la vulva y uffff estaba muy húmeda, mi respiración se hizo más ligera y consciente hasta que escuché:
  • Se puede saber que haces?
Paré de inmediato, y no supe que decir... sólo sentí que mi cara volvía a colorearse...

Se acercó me cogió primero del brazo para después cogerme por la cintura para volver a darme otra tanda de azotes estando de pie y cuando paró ahí no hubo caricias... me fui a tocar mi culo como actoreflejo y me dijo: NO! siente el picor... a ver si así aprendemos!!!

Y me puse a fregar sin rechistar, mientras él optó por quedarse sentado allí en la cocina contemplando el panorama...

Cuando terminé me dijo que me acercara, fui a donde estaba y me sentó en su regazo. Mientras me decía que la próxima vez no iba a ser tan benévolo conmigo. Los pactos si los tenemos se cumplen y porque ya era tarde y me tenía que dejar en casa de mis padres que sino... y no dijo más, sólo me miró y su mirada hizo que me humedeciera otra vez sin yo quererlo... 

Me levantó me subió las braguitas y el pantalón y nos fuimos, cada uno a celebrarlo de otra manera diferente y aunque no íbamos a compartir espacio sí que lo tendría presente toda la noche... y él a mí...

Feliz Navidad!!!