Visitantes

miércoles, 24 de noviembre de 2021

Mis contradicciones y yo...



Las contradicciones nos suelen acompañar a todxs, simplemente porque a veces podemos cambiar de opinión. Es un derecho que tenemos por el hecho de ser personas. Incluso cuando deseas algo mucho mucho mucho y cuando lo has conseguido a veces ocurre que se pierde ese valor... triste, pero es así, pues eso, bienvenidos al mundo de las paradojas...

En relación a mis momentos con el spanking se dan y mucho, lo vivo sin querer, se dan solas, a veces me vuelven un poco loca, aunque he aprendido a quererme tal y como soy. Y estoy segura que es algo típico entre las spankees, aunque seamos diferentes unas a otras, en algunos puntos parece que estamos cortadas por el mismo patrón. 

En mis vivencias con los azotes por ejemplo me sale mucho decir que no, ¡¡no quiero!!  y ese no, no es literal, en mi caso ese no quiere decir sí. Vamos que estoy deseando que me caliente el culo, pero claro... no le puedo decir o no me sale decir, sí, ¡dame! digamos que no entra en mi programa mental porque no me excita tener que pedirlos. Esto sucede cuando estoy viviendo un momento de azotaina, o a punto de recibirla. Cuando estoy entrando en modo juego no, porque todavía queda un rato hasta que me dé y esto significa que tengo un margen de tiempo para explayarme. Pero cuando ya no hay vuelta atrás y estoy haciendo por ganármelos digamos que los quiero, pero cuando llega el momento de recibirlos es como que mi cabeza dice que nooooooo, e intento recular, pero ya es imposible.   

En el momento que los estoy recibiendo y me duele hay una parte de mí que quiere que pare y no siga, esto lo puedo entender porque no voy buscando precisamente sentir dolor. Y a la vez hay otra parte de mí que quiere que continúe y que no deje de darme, porque sé que, traspasando ese suplicio, llegaré al súmmum del verdadero placer que siento traspasando el umbral del spanking. Además, que sé, soy consciente y acepto que el dolor forma parte de un castigo con azotes. 

Cuando hablamos del spanking erótico es otra forma diferente de sentirlos... No tienen nada que ver, y aun así ambos me encantan. Cada uno en su momento...

Cuando juego con alguien y le concedo ese permiso/privilegio o cesión para que tome el control sobre mí y pueda castigarme siempre que lo vea oportuno, a veces y en este caso me ocurre que no me viene bien el momento que él decide que sí lo es. Entonces justo ahí aparece otra contradicción porque, por los motivos que sea no los quiero en ese momento, y a la vez cuando los estoy recibiendo, en lo más profundo de mi ser también habita y lo siento así, a otra parte mía que se alegra de que eso esté sucediendo en ese preciso instante...  

También se puede dar el caso en el que aparece un conflicto ''tonto'', o bien provocado por él o por mí o es algo que pasa de manera espontánea, sin buscarlo ninguno de los dos. Sucede que nos enzarzamos en el tema y la cosa se va caldeando, una parte de mí quiere ganar la disputa sí o sí, y quedar por encima de él, y otra parte mía está deseando mucho, muchísimo que me ponga en sus rodillas y se termine la discusión.

Las conclusiones que saco yo de todo esto es que mi propio ego/orgullo es el que quiere ganar, discutir y salirse con la suya y otra parte de mí quiere dejar de luchar. Y quiere que sea él, el que tome el control y decida por mí. Digamos que es como rendirme y que sea él quién mande sólo en estos precisos y exclusivos momentos que estamos viviendo.

Para las personas que no lo sientan como yo, entiendo que es difícil de comprender, aunque más bien es cuestión de tener una mentalidad abierta, sin más. Porque otra cosa no, pero diversidad por estos lares y con respecto a la forma de vivir el spanking es infinita. 

 

9 comentarios:

  1. Lo has definido muy bien. El ego ahí está la clave, poder aparcarlo un rato y sólo ser cuerpo...la habilidad de un spanker, tiene mucho que ver con saber gestionar el ego de la spankee.

    ResponderEliminar
  2. Hola Cloe!! Me encanta, en el buen sentido, que escribas sobre esto.. a mi tambien me pasa muy parecido y creia que se debia a mi poquita experiencia como spankee y que aun no sabia "serlo bien" jaja Suelo quejarme mucho para que ya termine el castigo, incluso lloro muy facil, pero no es lo que realmente quiero y si termina en ese momento siento que quedo por la mitad. Asi que me confunde mucho lo que deseo y lo que dice mi boca sin control, y me tranquiliza saber que no soy la unica.. Me encanta leerte! Besitoooos

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado leerte y así poder entender que no soy la única que tiene éstas contradicciones con referencia al spanking,lo voy pidiendo a gritos,voy bordeando esa línea para saber a dónde me dejan llegar ..vamos que dirían que soy una tocapelotas ����.
    Y cuando consigo lo que busco incluso me sorprendo por qué quizás no era consciente de que lo buscaba por necesidad ..y claro aparece ese ego que te hace pensar :Nooooo...pero como tú dices en el fondo es si .. porque si no lo necesito evidentemente no lo busco....y pedirlo no me llena...en esto soy como Frida Kahlo..si lo tengo que pedir no lo quiero...��Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaa yo también soy muy Frida Kahlo en este sentido, luego con Frida no caso en otras muchas frases que tiene, pero con esta en concreto SI. :)
      Un saludo María.

      Eliminar
  4. Usted describe muy bien todas estas contradicciones y dualidades, tengo sustancialmente lo mismo y ahora es más fácil que he admitido, aceptado e integrado el hecho de que son completamente parte de mí y de mi personalidad.
    Las batallas internas a veces siempre son intensas pero menos sangrientas. ¡Así es!
    dibujando o pintando, ¡siempre me ha fascinado el regalo, la fuerza, la personalidad y la perseverancia de Frida Kahlo por quien tengo sincera admiración!
    Gracias por estos sentimientos que nos muestran que a pesar de nuestras diferencias (lo cual también es bueno) también tenemos algunas similitudes ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aporte Mademoiselle G!!

      Y síi todxs tenemos similitudes y diferencias ^^ :)

      Un saludo!!

      Eliminar
  5. Disculpe!
    Aunque soy muy malo dibujando o pintando, ¡siempre me ha fascinado el regalo, la fuerza, la personalidad y la perseverancia de Frida Kahlo por quien tengo sincera admiración!

    ResponderEliminar

doyluzamisombra@gmail.com